cerrar
Acceso Usuarios

Flash Noticias

Mascotas en verano

Hemos introducido un nuevo articulo para cuidar de nuestras mascotas durante el verano.

Copia y pega el siguiente linK:

http://www.vetclinic.es/index.php/es/blog/83-varios/500-mascotas-en-verano

 

 

Mascotas en verano
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Artículos - Varios
Escrito por vetclinic1   
Jueves, 27 de Septiembre de 2012 16:59

MASCOTAS EN VERANO

Las altas temperaturas y las condiciones ambientales del verano pueden convertirse en un auténtico reto para nuestras mascotas. Por ello, es importante tener presentes una serie de consejos que ayudarán a nuestros animales de compañía a disfrutar de la temporada estival sin sobresaltos.

Las espigas son un motivo de consulta habitual en verano. La razón es que con el calor, las espigas se secan, endurecen y desprenden, por lo que se introducen fácilmente en los orificios de nuestras mascotas, como pueden ser los oídos o los ollares (trufa). Al extraerlas, se terminan las molestias.

Otra de las patologías típicas de esta época son los golpes de calor. Uno de los animales que más lo padecen son los perros, ya que -al contrario que las personas- no tienen capacidad de sudoración, por lo que su principal forma de perder calor es a través de la respiración, principalmente mediante el jadeo. Así, cuando el equilibrio entre ganancia y pérdida se descompensa, el exceso de calor provoca una alteración de las rutas metabólicas, lo que puede llegar a producir un fallo multiorgánico con trastornos de la coagulación, afirma el veterinario. Llegados a este punto, el pronóstico suele ser entre reservado y malo incluso, de manera que los expertos aconsejan ser muy precavidos y adelantarse a estas situaciones, evitando que la mascota sufra. Si bien, todos los animales son susceptibles a las altas temperaturas,las razas braquiocefálicas, en concreto los bulldogs, son mucho más delicadas al calor debido a su conformación anatómica, que les dificulta la respiración. Esta raza canina presenta vías respiratorias de un diámetro menor al resto, lo que unido a su predisposición natural a acumular más moco, acaba por dificultarles mucho el intercambio de calor.

Otro enemigo de los animales de compañía durante los meses de verano es el mosquito portador de la Leishmania, que en estos periodos aumenta su actividad volviéndose realmente peligroso sobre todo para los perros que pasan gran parte de su tiempo al aire libre o duermen fuera durante la noche. Algunos de los efectos que estas picaduras pueden producto en ellos son anorexia, depresión, hemorragias nasales o fiebre, entre otros síntomas.

¿Cómo ayudar a tu mascota a sobrellevar el verano?

Como los animales, en concreto los perros, no controlan sus esfuerzos, los dueños son quienes deben regularles, por ejemplo, evitando que sus pequeños amigos salgan a pasear en las horas de más calor del día. Otra de las claves es mantenerlos frescos, para ello lo idóneo es bañarlos o mojarlos con frecuencia. Los manguerazos veraniegos se convertirán para ellos en un juego divertido y refrescante que esperarán ansiosos.

La hidratación de nuestras mascotas, es un factor muy a tener en cuenta. Para ello conviene ofrecerles agua cada cierto tiempo, sobre todo si se sale a pasear con ellos. Para saber si está deshidratado, basta con darle un pellizco sobre la piel en la zona del dorso. Si al soltarlo, la piel vuelve a su estado anterior a los pocos segundos, no hay problema; sin embargo, si tarda más, debemos sospechar.

En cuanto a su alimentación, hay que tener presente que por norma general las mascotas comen menos en verano; en parte debido al descenso de su actividad física a causa del calor. Como ocurre con las personas, se recomienda darles a los animales comidas ligeras y frías para evitar la sensación de saciedad; así como ofrecerles de comer a las horas menos calurosas y dividir la ración siempre en dos tomas.

A la hora de viajar con ellas, todo dependerá de si la mascota está o no acostumbrada a ello. En el caso de hacer un viaje en coche, es preferible encender el coche y activar el aire acondicionado con antelación, evitando así que la alta temperatura del vehículo pueda generar estrés en el animal. Por otro lado, es muy importante no dejar sola nunca a la mascota en el coche, puesto que pueden sufrir un golpe de calor.

Si vamos a hacer trayectos largos en los que el animal suele ponerse nervioso,  va hay que tomar diferentes medidas. En el caso de los gatos, conviene emplear un aerosol de hormonas, que actúa disminuyendo el estrés y no supone una incomodidad para los dueños. Por su parte, a los perros se les puede administrar un sedante por vía oral (que se obtienen bajo prescripción veterinaria), media hora antes de empezar el recorrido. Por último, para reducir el estrés en las mascotas, se aconseja a los conductores realizar una conducción tranquila, evitando los movimientos bruscos. Con estos consejos prácticos, nuestros pequeños amigos podrán disfrutar del verano sin sobresaltos.